Compartir

Los responsables de la agresión son vecinos contrarios al realojo de varias familias de etnia gitana del poblado chabolista de O Vao. Protestan porque el Ayuntamiento negoció con la Xunta de Galicia la compra de tres viviendas en el barrio de Monte Porreiro y otra más en Caritel para realojar a cinco familias procedentes del poblado gitano de O Vao, cuyas chabolas habían sido derribadas por orden judicial al carecer de licencia para su construcción.

El primer edil, Luciano Sobral (BNG), tuvo que abandonar el pleno municipal escoltado hora y media después de su conclusión. Dentro y fuera del edificio se encontraban vecinos de Monte Porreiro y Caritel (Ponte Caldelas), que acudieron para exigir que, por escrito, se les garantizara que las familias del Vao no regresen al barrio de Monte Porreiro.

Por su parte, los vecinos de Caritel exigen que Vicepresidencia de la Xunta dialogue con ellos para trasladar a las dos familias que actualmente continúan residiendo en esta parroquia de Ponte Caldelas.

Intentos de agresión 

A la conclusión del pleno, los ánimos de los vecinos se fueron caldeando impidiendo, con su presencia, gritos y medidas de presión, la salida del alcalde del edificio y de los ediles del grupo del Gobierno local compuesto por BNG y PSOE.

Los incidentes fueron a mayores cuando varios desconocidos destrozaron el coche del regidor. El vehículo presentaba graves desperfectos, con las cuatro ruedas pinchadas y la carrocería deteriorada. Además, sobre una puerta del automóvil se podía leer un insulto contra el regidor realizado con un objeto punzante.

En el trayecto hasta el coche patrulla de la Benemérita centenares de vecinos intentaron zarandearlo a la vez que proferían contra él diversos insultos y gritos.

La concentración de los vecinos se prolongó más allá de la media noche, a la espera de la salida del resto de los ediles del grupo del Gobierno local. Tras de sí dejaron diversos desperfectos en el entorno del edificio del Ayuntamiento, como jardineras rotas y parte del mobiliario urbano.

Manifestaciones en Coruña 

Además, más de un millar de vecinos de los barrios de Novo Mesoiro, Los Rosales y Eiris, de Coruña, se manifestaron el martes por la noche por tercera vez en contra de los posibles realojos de familias de etnia gitana de Penamoa.

La marcha afectó a todo el tráfico de entrada a la ciudad. El Ayuntamiento ha reiterado que este realojo no se va a producir, pero los vecinos solicitan "más transparencia y claridad".

Representantes del pueblo gitano se reúnen hoy con la concejal responsable del área de Servicios Sociales para tratar sobre este asunto.