Compartir

La represión del Gobierno chino para acallarlos es total. Ayer fueron detenidos 13 manifestantes más. En total, según el exilio tibetano ya hay más de 100 muertos.

Los activistas que defienden los Derechos Humanos son objetivo permanente del Ejecutivo chino. Varios de ellos están encarcelados y otros tienen prohibido salir del país. China quiere mantener el hermetismo sobre su sistema judicial.

En cuanto a Taiwan, desde la victoria en las urnas de Ma Ying-Jeou, menos radical que sus antecesores en el cargo, la relación entre la isla y Pekín ha cambiado. El nuevo mandatario ha dicho que buscará el consenso con China en la entrada de Taiwán en la OMS.

Pekín, por su parte, tomará medidas para ayudar a sus "compatriotas" taiwaneses en sus relaciones con Estados Unidos.

Otros problemas

La degradación ambiental preocupa mucho a los chinos porque el rápido crecimiento económico del país en las últimas décadas está pasando factura al medio ambiente. El Gobierno es consciente de que pierde el 3% del PIB por esta degradación y la ineficiencia energética, y se ha propuesto tomar medidas.

La corrupción de los funcionarios es otra de las preocupaciones del Gobierno, llegada de la mano del crecimiento económico, que busca "un entorno limpio y honrado en el país".  Y es que el Partido Comunista condenó en 2007 a 2.111 cargos, la mayoría por malversación y soborno.

Por último, China acoge a la mayor comunidad de internautas del mundo, compuesta por más de 220 millones de personas. Ayer mismo volvió a ser accesible, tras años de bloqueo, la web de la BBC. 'The Guardian' sigue bloqueado, igual que las páginas de AI o Reporteros sin Fronteras.