Compartir

No tienen problemas de ego, aunque, al igual que muchas 'celebrities', las estrellas de Cavalia "sólo piensan en jugar y pelear".

Lo cuenta para Qué! Normand Latourrelle, uno de los fundadores de Cirque du Soleil y responsable del mayor espectáculo ecuestre del mundo, que recala el 1 de abril en Madrid.

"Cada caballo tiene un 'doble' para garantizar su presencia en el 'show' y para hacer 'familia', cuenta riendo, "viajan juntos en un chárter 747".  "Son tan profesionales que no hace falta ni sedarles". Unos artistas de la cabeza a la cola. 

En Cavalia participan más de 60 caballos, de los cuales casi la mitad son sementales. "Son tremendamente curiosos", los describe Latourelle. "Al principio, cuando les sobrevolaban los equilibristas, no paraban de mirarles", confiesa. 

Y por supuesto, tienen vacaciones 

Los caballos disfrutan cada año de diez días para relajarse. "Le dejamos en una granja libres para que pasten tranquilos, coman hierba y puedan pasear a su aire, sin entrenamientos, dice su preparador. Además, estos artistas equinos no suelen repetir actuación. "Van alternando funciones para que puedan descansar. Sus estancias están climatizadas y tienen veterinario personal", afirma.

La historia de Cavalia relata la relación de hombre y caballo desde la Prehistori, a ritmo de música española. "Cada mañana los acaricio a todos. Son más fieles qeu los perros", apunta Normand.

Cavalia combina la mejor tradición de doma ecuestre con modernas artes circenses. Un escenario de casi 100 metros de longitud total para disfrutar de estos ejemplares. Más información en www.cavalia.net