Compartir

"China es un país incansable. Tienen iniciativa, recursos y financiación para absolutamente todo y su ambición no tiene límites". Lo dice Manuel López, Jefe del Área de China de Hojiblanca.

Los empresarios españoles que operan en China se encuentran con gente "con ansia de poder, a los que se les nota que llevan años encerrados". Manuel añade que "invertir en China es arriesgado porque ellos pueden fabricarlo todo, y sólo es cuestión de tiempo que dejen de comprarte tu producto".

"La gente trabaja diez horas y luego se toma algo, aunque no hay la fiesta de aquí. Están de moda los restaurantes españoles", dice Nan Chen, estudiante en España.

Manolo Pardo cree que "China es una necesidad para los empresarios que quieran ser competitivos y la compara con la España de los años 60".