Compartir

Cuba suavizó las reglas para la venta de medicamentos y permitió su compra en cualquier
farmacia del país, en una nueva señal de que el presidente Raúl Castro sigue eliminando "prohibiciones" estatales,
dijeron el martes fuentes del sector.

Hasta este mes lo cubanos tenían que comprar medicamentos recetados por su médico en la farmacia de su barrio,
una medida de control adoptada durante la profunda crisis post-soviética de la década pasada para distribuir mejor los
escasos recursos.

"Había muchas quejas de la población. Cuando no teníamos el medicamento había que desviar al paciente a otra
farmacia, previo trámite, y la gente perdía mucho tiempo", dijo la administradora de una farmacia en el centro de La
Habana.

"Ahora, nos dijeron que tenemos que atender a todos los pacientes. Lo que quieren es que la gente no esté molesta",
añadió.

Mercado negro

La proliferación de reglamentos ha generado un mercado negro, entre otras ilegalidades reconocidas por el propio
gobierno, incluso para los medicamentos.

"Ahora, los que se hacían ricos revendiendo medicinas tendrán que buscar otra vía porque nadie va a gastar dinero si
el medicamento lo tiene a la mano, esté dónde esté", dijo Regina, una jubilada de 75 años mientras compraba un
fármaco para tratarse una úlcera.

A pocas semanas de asumir la presidencia en febrero, Raúl Castro ha comenzado a tomar pequeñas medidas para
eliminar reglas absurdas y hacer mas eficiente el socialismo cubano.