Compartir

Mientras las autoridades europeas se devanan los sesos sobre cómo luchar contra el atractivo de la militancia islamista, una agencia de seguridad alemana ha tenido una nueva idea: un tebeo.

En 2004, las autoridades del estado de Renania del Norte-Westfalia (NRW) tuvieron éxito con una tira cómica contra la extrema derecha en la que salía un niño héroe llamado Andi, que se enfrentaba al racismo y la xenofobia.

Aprovechando esa experiencia, en octubre del año pasado metieron a Andi en otra aventura, en la que sale con su novia musulmana Ayshe y su hermano Murat, que cae bajo la influencia de un amigo radical y de un "predicador del odio" islamista.

El cómic – que ha salido con 100.000 copias y se ha distribuido en todos los institutos del estado más poblado de Alemania – espera mostrar a los adolescentes las diferencias entre el islam pacífico y la versión violenta e intolerante que predican los integristas.

Una caricatura del Islam 

"Siempre tuvimos cuidado de no dañar los sentimientos y enfadar a la gente mostrando una caricatura del islam", dijo Hartwig Möller, director del departamento para la Protección de la Constitución del Ministerio del Interior de ese estado.

"Tuvimos que dejar claro que no íbamos contra los musulmanes, sólo contra aquellos que deforman el islam para obtener beneficios políticos", añadió.
El tebeo, con personajes dibujados al estilo manga, está diseñado para ser utilizado en las clases de ciudadanía y de religión para chicos entre 12 y 16.

"Hemos aprendido de nuestros adversarios. Esta es la edad exacta en la que los islamistas intentan, mediante las escuelas coránicas y otros modos, llenar a los jóvenes con otros valores", declaró Möller.