Compartir

España contribuirá con 8,1 millones de euros al llamamiento del Programa Mundial de Alimentos de la ONU, que ha advertido a los países ricos de que, si no donan al menos 582 millones en las cuatro próximas semanas, se verá obligada a racionar la ayuda alimentaria por culpa de la carestía.

Con este nuevo llamamiento, la previsión de España para 2008 es destinar en torno a 55 millones de euros a esta agencia de Naciones Unidas, siete veces más que en 2003.

El Gobierno español "ha asumido y asume el compromiso de sumarse activamente a los esfuerzos de la comunidad internacional de reducir el número de personas que padecen hambre", afirma hoy en un comunicado la Agencia Española de Cooperación Internacional de Desarrollo.

Objetivo: alimentos para todos 

Acabar con el hambre supone, como condición previa, que se produzcan suficientes alimentos y que éstos estén disponibles para todos y todas.
La apuesta de España por contribuir a la seguridad alimentaria pasa por la necesidad de un tratamiento integral, entendiendo la lucha contra el hambre como condición indispensable para el desarrollo humano y la superación de la miseria.

En este sentido, durante la pasada legislatura, España, además de sus contribuciones a organismos internacionales, ha puesto en marcha programas específicos a nivel local, comunitario, territorial, nacional y regional, concluye la nota