Compartir

La salida del Gobierno de José Antonio Alonso obliga a un relevo que podría llevar por vez primera en la historia a una mujer al frente del Ministerio de Defensa, una opción que baraja José Luis Rodríguez Zapatero, junto a la continuidad de Miguel Ángel Moratinos y Mariano Fernández Bermejo.

En el Ministerio de Defensa se apostaba hoy por que Zapatero colocará
en el cargo a una mujer, un nuevo símbolo en su política de igualdad
que comenzó con el nombramiento hace cuatro años del primer gobierno
paritario en la historia de España.

El nombre más citado para sustituir a Alonso es el de su "número dos",
la actual secretaria de Estado del departamento, Soledad López, aunque
otras fuentes ven con opciones al secretario de Política Municipal del
PSOE, Álvaro Cuesta.

Moratinos y Bermejo repiten

Sin confirmación oficial, todas las fuentes apuntan a que Moratinos permanecerá al frente del Ministerio de Asuntos Exteriores.

En ese departamento hoy se ha hecho público uno de los primeros cambios del próximo Gobierno: Diego López Garrido -en la pasada legislatura portavoz socialista en el Congreso, cargo que ahora ocupará Alonso- será el secretario de Estado para la UE en sustitución de Alberto Navarro, quien ya había anunciado su deseo de dejar el cargo.

El propio López Garrido ha señalado hoy que tiene la impresión de que Moratinos seguirá al frente de la diplomacia española, y en el Ministerio existe el convencimiento de que continuará como titular de la cartera.

En el cambio de estructura, fuentes del Gobierno y del PSOE siguen apostando por una separación de los departamentos de Trabajo y Asuntos Sociales, hasta ahora bajo la batuta de Jesús Caldera.

Éste, que ha acudido al Congreso a acreditarse como diputado, ha asegurado que no sabe "absolutamente nada" sobre su futuro político, puesto que todavía no ha hablado con Zapatero.
"Yo estoy disponible, que se suele decir", ha afirmado lacónicamente.

En caso de que se hiciera efectiva la partición de este Ministerio, se baraja el nombre de la actual ministra de Vivienda, Carme Chacón -una integrante segura del próximo gabinete-, para hacerse cargo de Asuntos Sociales, área que Zapatero ha destacado como prioritaria para la nueva legislatura.

Fuentes del Ejecutivo ratifican a la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega como portavoz del Gobierno e incluso dudan de que Zapatero se haya planteado en algún momento atribuir esa última función a otra persona, tal como apuntaban algunas informaciones.

Entre las ministros que podrían permanecer en el cargo está también Mariano Fernández Bermejo, quien ha tenido que responder a los rumores sobre su continuidad al frente del departamento de Justicia en la rueda de prensa que ha ofrecido para informar sobre la huelga de funcionarios.

Tras dejar claro que es a Zapatero a quien compete formar Gobierno, ha asegurado que estará "encantado" si decide su permanencia en el cargo, un trabajo "apasionante".