Compartir

Marko Kulju, de 26 años, puede ser condenado por esta acción, considerada una infracción a la ley de monumentos nacionales, a una pena de prisión y al pago de una multa de 8,6 millones de pesos (unos 19.000 dólares), señaló El Mercurio.

El joven fue sorprendido el pasado domingo cuando arrancaba la oreja al gigantesco moai, situado en la playa Anakena, de la isla de Pascua, a 3.500 kilómetros de la costa chilena, en el Pacífico.

Según 'El Mercurio', al verse sorprendido por una lugareña, huyó sin la pieza, pero la mujer hizo la denuncia a la policía y el joven fue detenido.
Christian González, subprefecto de la Policía de Investigaciones de la isla, dijo que el finlandés fue reconocido por la denunciante y además confesó su acción vandálica.

"Él señaló que la estatua le pareció majestuosa y por eso quería llevarse un recuerdo a su país", explicó al diario el jefe policial. Añadió que el turista empleó sólo las manos para arrancar la oreja al moai y que el trozo fue recuperado en el lugar donde lo abandonó.