Compartir

Paterson, que asumió el cargo de gobernador de Nueva York hace poco más de una semana, precisó que tomó marihuana cuando tenía unos 20 años y consumió cocaína "varias veces" cuando tenía 23 ó 24 años, pero añadió que no ha vuelto a probar las drogas desde los años 70.

El demócrata Paterson, afroamericano e invidente, asumió el cargo de gobernador el pasado 17 de marzo, una semana después de que se conociera la implicación de su antecesor, Eliot Spitzer, en una red de prostitución de lujo.

Al día siguiente de jurar el cargo, Paterson compareció ante la prensa junto a su esposa Michelle para confesar que en el pasado tuvieron problemas matrimoniales y que ambos fueron infieles.
Paterson y su esposa reconocieron que tuvieron relaciones extramaritales con varias personas, incluida una funcionaria estatal, durante un período difícil de su matrimonio.

"Abierto y transparente" 

"He tratado de ser abierto y transparente, tal y como lo pide el público", añadió en la entrevista el gobernador de Nueva York, quien no cree que su franqueza y estas confesiones conduzcan a su dimisión.
"Quizá una noche si me siento frustrado y salto por encima de la mesa y te mato por las preguntas que me estás haciendo, Dominic (Carter, presentador de NY1), imagino que tendría que dimitir como gobernador", bromeó Paterson, cuya confesión acapara hoy las portadas de los diarios locales.

El gobernador de Nueva York añadió que desde que asumió el cargo no ha vuelto a hablar con Spitzer, que tuvo que dimitir tras conocerse que contrató a una prostituta de lujo, pero que el día del juramento recibió una nota de su mujer deseándoles a él y a la primera dama lo mejor en esta nueva etapa.

La mujer del ex gobernador "dijo que Michelle iba a ser una gran primera dama.Y que yo sería un excepcional gobernador. Dijo que incluso en el tumulto de sus vidas, Eliot (Spitzer) estaba contento de haber elegido a alguien que sabe cómo dirigir un gobierno", añadió Paterson.