Compartir

Según se desprende de una encuesta realizada por la marca hotelera Holiday Inn, perteneciente al grupo IHG, la población española está cambiando sus preferencias a la hora de elegir cómo y cuándo viajar.

La lucha por encontrar el tiempo y el dinero suficientes para disfrutar de los periodos vacacionales empuja a un 52% de los encuestados a cambiar sus típicas salidas anuales de dos semanas por varias escapadas cortas de tres o cuatro días de duración.

De hecho, según revela el estudio, hoy en día una familia media se toma cuatro periodos breves de descanso al año porque tienen la impresión de que las interrumpciones sucesivas de la rutina diaria les permiten dar esquinazo al exceso de estrés. Además, un 72% de los encuestados cree que de esta manera resulta más asequible llevar a toda la familia de vacaciones.

Cerca y por poco tiempo

En cuanto a la fecha elegida para salir de viaje, la encuesta desvela que un 24% de los 5000 entrevistados no puede coger vacaciones en periodos no lectivos porque su precio se dispara en relación a cualquier otra época del año. Otro 24% asegura que simplemente no puede permitirse vacaciones largas, cualquiera que sea la fecha.

Por otra parte, la redución en el número de días que pasamos fuera de casa unida al elevado coste de unas vacaciones largas, está motivando que la mitad de la población española se decante por destinos geográficamente más cercanos.