Compartir

El Gobierno obtendrá mañana el apoyo generalizado de los grupos parlamentarios, salvo Izquierda Unida, para autorizar la ampliación en 36 personas del contigente de militares españoles en Afganistán, con la misión de operar cuatro aviones espía no tripulados que elevarán la seguridad de los efectivos allí desplazados

La autorización será ratificada por la Diputación Permanente del Congreso de los Diputados, que se reune con este único punto del día. Los militares ya se encuentran de hecho en Afganistán, una vez que el Gobierno aprobó la ampliación, por la vía de urgencia, en el Consejo de Ministros del pasado 14 de marzo.

Según indicaron a Servimedia fuentes ministeriales, al tratarse de asuntos de seguridad de las tropas, será el propio ministro de Defensa en funciones, José Antonio Alonso, quien pida la autorización de la Cámara.
 
Es la primera vez que el Gobierno socialista ha recurrido a este mecanismo y ha dado vía libre a una ampliación de una misión en el exterior sin que antes lo haya aprobado el Congreso de los Diputados.

Reforzar la seguridad de las tropas

La solicitud de convocatoria urgente de la Diputación Permanente fue planteada el mismo 14 de marzo por el diputado y coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, para recabar las explicaciones del Ejecutivo en funciones.

Finalmente, la Cámara ha optado por la convocatoria de la Diputación Permanente, que no se reunía desde enero tras la disolución del Congreso por la convocatoria electoral.

El único punto del orden del día de la Diputación Permanente se refiere a la "solicitud de ratificación por el Congreso de los Diputados del acuerdo de despliegue de los efectivos necesarios para operar vehículos aéreos no tripulados, en la misión ISAF, en la que participan las Fuerzas Armadas Españolas en Afganistán".

El envío de los aviones espía a Afganistán tiene como objetivo reforzar la seguridad de las tropas españolas desplazadas a la zona. Los militares que controlarán estas aeronaves ya se encuentran en Afganistán, tras realizar en Israel el curso de formación correspondiente, impartido por el propio fabricante de los aparatos.