Compartir

España está entre los países de la Europa Occidental que registran unas tasas más altas de tuberculosis, con un índice de 18,2 casos por cada 100.000 habitantes, y un balance de 7.820 pacientes cada año, según un informe del Centro Nacional de Epidemiología citado hoy por la farmacéutica Lilly con motivo de la conmemoración, hoy, del Día Mundial de la Tuberculosis.

Según el informe del Centro Nacional de Epidemiología que cita Lilly, las tasas más altas de incidencia de tuberculosis en España se concentran en las regiones del norte del país, mientras que las dos Castillas, Navarra y las Islas Canarias registran los índices más bajos.

Así, País Vasco, con 23.8 casos de tuberculosis por cada 100.000 habitantes, Aragón (22 casos), Cantabria (19.8) y Asturias (18.7) son las regiones más afectadas por la enfermedad, en comparación con Castilla-La Mancha, Navarra, Canarias y Castilla y León, con datos de incidencia de 9, 10.4, 10.7 y 10.8 casos por cada 100.000 habitantes, respectivamente.

En cuanto al número de pacientes, asciende a 7.820 cada año lo que sitúa a España a la cabeza junto a Portugal, de los países más afectados de la UE y a gran distancia de Alemania, Francia, Holanda o el Reino Unido.

"A pesar de que los datos de incidencia en los últimos años parecen haberse estabilizado, los expertos ponen la alerta en factores que pueden variar esta tendencia como la inmigración: de los casos registrados en España, en torno al 45 por ciento corresponde a inmigrantes, entre el cinco por ciento y el diez por ciento a enfermos de VIH, y menos de la mitad a nativos", explica la empresa farmacéutica.