Compartir

La polémica la ha abierto Juan Carlos Rodríguez Ibarra, quien antes de entrar en la reunión de la Comisión Ejecutiva Federal, se ha preguntado por qué algunos altos cargos del Gobierno, como las vicepresidencias o la portavocía del grupo parlamentario socialista recaen en personas que no militan en el PSOE, y ha recordado que "cuesta muy poco hacerse la ficha".

A pesar de expresar "la mayor de las consideraciones" por el ex ministro de Defensa, ha agregado que "el presidente debe buscar siempre un portavoz que sea capaz de conciliar su política con lo que espera de su grupo, pero al mismo tiempo soy dirigente de un partido que necesita de sus militantes, y siempre es bueno saber que algunos cargos de responsabilidad son ocupados por militantes del partido".

Motivos profesionales 

Tras las manifestaciones de Ibarra, Zapatero explicó que la gente que hay cargos que no tienen carnet por motivos profesionales, pero apuntó que lo que cuenta es el trabajo desempeñado. En el caso de Alonso, los "motivos profesionales" a los que se refería es que éste es juez, y los jueces no se afilian a partidos políticos.

Por su parte, el secretario de Organización del PSOE, José Blanco, también ha restado importancia a la polémica y ha justificado la elección del ministro José Antonio Alonso como nuevo portavoz parlamentario en el Congreso por ser la "persona idónea para abrir una nueva etapa" política. Afirmó que el hecho de que no esté afiliado al Partido Socialista es un "hecho irrelevante".

Para Blanco, las palabras de Ibarra fueron una simple "consideración" sin importancia, dado que, a continuación, la propuesta para que Alonso sea el nuevo portavoz parlamentario se aprobó "por unanimidad", incluido el voto del propio dirigente extremeño.