Compartir

El coste medio de una boda con cien
invitados en España ronda los 21.000 euros, una factura que la mayor
parte de las parejas afronta con la ayuda de los padres pero que en
uno de cada tres casos se acaba pagando con un crédito rápido.

Según un estudio de la Federación de Usuarios y Consumidores
Independientes (FUCI), los gastos oscilan entre los 18.350 euros que
cuesta una boda en Canarias y los 24.115 euros que hay que
desembolsar en Madrid.

El principal gasto de una boda es el banquete que supone el
cincuenta por ciento de la factura
final, aunque, según el menú y el
restaurante elegidos, el coste por invitado puede variar entre los
55 y los 120 euros.
Además, al coste del banquete hay que añadir la música y la barra
libre
que cuestan unos 1.650 euros.

Vestido y complementos

En cuanto al vestuario de los contrayentes, el vestido de novia
no baja de los 850 euros
, a los que hay que sumar calzado,
complementos, maquillaje, peinado y ramo, unos añadidos que elevan
la factura de la futura esposa hasta los 2.000 euros de media.
En el caso de los varones, vestirse para la ocasión sale algo más
barato, entre 500 y 1.230 euros.

Tampoco hay que olvidar el resto de detalles nupciales como
arras, alianzas, invitaciones, flores, o reportajes fotográficos,
que entre todos suman unos 1.500 euros, según el informe de FUCI.
Por último, si los novios aún tienen dinero pueden irse de viaje
por unos 2.500 euros
de media, aunque este desembolso varía mucho en
función del destino elegido.

Para aligerar la abultada factura final, la FUCI recomienda fijar
de antemano un presupuesto
acorde con las posibilidades de la
pareja, preparar con tiempo el evento para poder comparar precios y
calidades, y comprar o alquilar la vestimenta con antelación.

Consejos para ahorrar 

Además, aconseja concretar los detalles de la barra libre
(horario, marcas y precios), compartir el gasto de las flores con
otras parejas que se casen el mismo día, o pedir prestado el coche
nupcial, entre otros consejos.

En 2007 la FUCI tramitó 308 reclamaciones de parejas
referidas al restaurante (por servir calidades diferentes a las
ofertadas), al viaje (cancelación de vuelos o contratación de
hoteles de una categoría inferior), al vestido (defectos o retrasos
en la entrega) y al fotógrafo (por precios abusivos en copias
sueltas, principalmente).