Compartir

Salidas y llegadas más escalonadas, menos desplazamientos cortos por el mal tiempo, más agentes, mejores infraestructuras en algunos tramos y, sobre todo, un mensaje preventivo que ha calado entre los conductores. Las asociaciones de automovilistas achacan la reducción de la siniestralidad vial esta Semana Santa a un conjunto de factores, pero piden "que no se baje la guardia".

Las cifras confirman la tendencia a la baja con la que comenzó el año. Hasta el 23 de marzo, se llevan contabilizados 460 muertos, 129 menos que en el mismo periodo de 2007.

 
Mejora de infraestructuras

Mario Arnaldo, presidente de Automovilistas Europeos Asociados (AEA), ha considerado claves la mejora en las infraestructuras de 30 tramos en itinerarios principales y una climatología más benigna si la comparamos con la del año pasado, cuando el temporal duró la semana entera y pilló desprevenidos hasta a los meteorólogos.

Por otro lado, no atribuye el buen dato ni a la presencia de radares ni a la reforma del Código Penal. "Si hubiera sido así, los delitos deberían haberse reducido en la misma proporción que las víctimas de tráfico", ha dicho.

Por su parte, Antonio Lucas, coordinador de Seguridad Vial del Real Automóvil Club de España (RACE), ha dicho que "los conductores han sido más conscientes de los mensajes lanzados desde los medios de comunicación" y "la previsión meteorológica ha hecho que se hayan movido menos en trayectos cortos".

A pesar de valorar positivamente las cifras provisionales de la siniestralidad durante estas vacaciones, pide que todos sigamos haciendo un esfuerzo para seguir trabajando en la reducción de muertes en la carretera. "Éste es un objetivo que tiene que plantearse no sólo desde la DGT, sino también desde Educación, Fomento, Sanidad…", concluye.