Compartir

Gran cantidad de familiares se han dado cita en el aeropuerto de Almería para despedir a los 220 legionarios que forman parte del primer grupo del segundo relevo de la Brigada de la Legión que durante la operación "Libre Hidalgo" desempañará tareas de pacificación en la zona este de la frontera entre el Líbano e Israel.

Estas tropas brindarán su apoyo al Ejército del país árabe en labores de control, al tiempo que desempeñarán también trabajos de limpieza de minas y explosivos.

Este grupo forma parte del contingente de los 1.100 militares españoles, de los que 750 pertenecen a la Brigada de la Legión, que conformarán la Brigada Multinacional Este de UNIFIL, y que de forma escalonada se irán trasladando a esta zona de conflicto.

Las tropas españolas contarán con el apoyo de contingentes de la India, Indonesia y Nepal, así como con una compañía polaca y una fuerza de protección de Malasia.

La misión en la que se integran estos efectivos está amparada por la resolución de agosto de 2006 dictada por el Consejo de Seguridad de la ONU tras la constante intensificación de hostilidades entre Israel y Líbano.