Compartir

Un grupo de panaderos de Paraguay rompió hoy su propio récord impuesto en 2007 al elaborar una chipa (popular pan paraguayo de almidón de mandioca) de 30 metros durante un acto benéfico de Semana Santa en Asunción.

La elaboración de la chipa, que nunca falta en las mesas durante las celebraciones tradicionales paraguayas, estuvo a cargo de 12 panaderos que debieron utilizar un horno especial que fue instalado en el Parque Ñú Guasú, en los alrededores de la capital.

"Hace cuatro años que venimos rompiendo el récord", dijo a Mariano Llano, propietario del horno que asumió la responsabilidad del reto.
Él mismo precisó que la elaboración de la chipa de 30 metros de largo y de un pan de harina de trigo de 20 metros se llevó a cabo en presencia de un notario.

Por una buena causa 

Explicó además que comenzaron esa actividad en 2005, cuando Polonia detentaba la marca mundial con un pan de 11 metros y 58 centímetros. Los panaderos paraguayos volvieron a improvisar este año un sistema para la cocción de esas masas consistente en una "fosa de treinta metros de largo y de alrededor de cincuenta centímetros de profundidad, con un revestimiento interior de ladrillos y de chapa", explicó Llano.

Lo recaudado de las ventas de las entradas de ese espectáculo, que incluyó la degustación de la chipa y también una exhibición de paracaidismo, fue donado a la Asociación de Ayuda a Niños y Niñas con Cáncer y Leucemia, según los organizadores.