Compartir

Los hechos ocurrieron sobre las 5.30 horas, cuando dos agentes de la Benemérita de Caspe (Zaragoza) se encontraron un vehículo estacionado en plena calzada de la N-211, a la altura de la citada localidad aragonesa, con su conductor y único ocupante, Óscar B.C., de 34 años, ebrio y dormido.

Una vez despierto y fuera del vehículo, el detenido insultó a ambos agentes y les amenazó con una pequeña navaja, con la que intentó agredir a uno de ellos.

Tras un forcejeo, el conductor consiguió subirse de nuevo a su coche e intentó atropellar a uno de los agentes, quien se vio obligado a saltar fuera de la calzada para evitar ser atropellado.

El segundo componente de la patrulla fue arrastrado varios metros por la calzada en su intento de frenar al detenido, quien finalmente fue localizado en un camino cercano por agentes de la Guardia Civil de Tráfico de Alcañiz (Teruel).

Una vez realizada la prueba de alcoholemia, en la que dio positivo, al detenido se le imputa dos delitos, uno de homicidio en grado de tentativa y otro contra la seguridad del tráfico.