Compartir

El "piloto" golpeó primero varios coches y después chocó contra una valla y, tras darse cuenta que era imposible continuar su viaje, aparcó el vehículo con toda tranquilidad ante las atónitas miradas de los transeúntes.

Se estima que el valor del vehículo deportivo es de unos 150.000 de euros y su dueño deberá invertir ahora otros miles de euros para arreglar los daños provocados en los neumáticos y su parte frontal.

La policía de tráfico de Sofía se niega a revelar el nombre del conductor.
En la empobrecida región de Balcanes circulan pocos vehículos de lujo como un Ferrari, y en su mayoría son conducidos por empresarios de dudosa reputación