Compartir

El presidente del Euskadi Buru Batzar del PNV, Iñigo Urkullu, se mostró hoy dispuesto a "firmar" un "buen acuerdo singular" con el PSOE y José Luis Rodríguez Zapatero, pese a que EA o ETA le acusen de "vender Euskadi". Sin embargo, advirtió al aspirante a presidente del Gobierno central de que no aceptará "un pacto de rebajas, o un acuerdo 'cepillado'".

Durante la celebración del Aberri Eguna 2008, en la Plaza Nueva de Bilbao, y ante un numeroso número de simpatizantes que ignoró las inclemencias meteorológicas, Urkullu anunció un "nuevo tiempo", tras las pasadas elecciones, al que su partido "acude a pecho descubierto".

Se marcó como objetivo la consecución, para Euskadi de "la más alta cota se soberanía y libertad" y aseguró que "ningún agente político, ni quien se dice social, va a conseguir que, si el PNV tiene a mano un buen acuerdo para Euskadi, no lo vaya a firmar".

Aludió, aunque sin citar siglas, a las críticas recibidas desde la izquierda abertzale o sectores del nacionalismo democrático, entre ellos, su socio de Gobierno, EA, o el sindicato ELA, que "se han dedicado a darnos estopa, de 'decirnos' el camino, 'su' camino".