Compartir

Al menos 40 personas han muerto y más de 90 han resultado heridas esta mañana en Irak como resultado de las operaciones del ejército estadounidense en el país y de varios ataques lanzados por la insurgencia.

Mujeres y niños de Diyala 

Doce de los fallecidos, entre los que se encuentran mujeres y niños, se registraron en un pueblo de la provincia de Diyala, al noroeste de Bagdad, donde helicópteros de la Coalición bombardearon varias viviendas.
El Ministerio del Interior iraquí explicó que aún se desconocen los motivos de este ataque, que también dejó cinco personas heridas, y del que aún no ha informado el Ejército estadounidense.

En Mosul, en el norte de Irak, la explosión de un camión bomba, conducido por un suicida, se ha saldado con la muerte de trece soldados iraquíes, a los que hay que sumar más de 40 heridos.
El ataque tenía como objetivo un cuartel del Ejército de Irak en la zona de Al Haramat, en el oeste de la ciudad, una de las plazas fuertes de la insurgencia suní.

Siete personas más perdieron la vida, y otras 16 resultaron heridas, al ser alcanzadas por los disparos de un grupo de insurgentes en la zona de Saída, en el sur de Bagdad.
Según fuentes policiales, varias personas abrieron fuego de forma indiscriminada, desde tres vehículos, contra los civiles que en ese momento se encontraban en el lugar, y a continuación huyeron.

También en la capital, al menos seis personas murieron y doce resultaron heridas por el estallido de un coche-bomba conducido por un suicida.
Según el relato policial, el atentado, que tuvo lugar en las proximidades de una gasolinera ubicada en el área de Al Choola, en el noroeste de Bagdad, causó la destrucción de varios vehículos y destrozos de consideración en edificios cercanos.

En el barrio bagdadí de Al Kalamiya, en el este de la ciudad, perdieron la vida esta mañana cinco personas después de que sus viviendas fueran alcanzadas por varios proyectiles Katiusha.
La policía explicó que ocho personas han sufrido heridas de diversa consideración tras el impacto de los cohetes.
En el norte del país, un ataque contra la vivienda del dirigente de los Consejos de Salvación Husein al Shatb ha provocado la muerte de tres de sus guardaespaldas, así como heridas a otras tres personas.
Los Consejos de Salvación", creados hace un año, están formados por grupos tribales suníes que colaboran con el Ejército estadounidense y la policía iraquí en labores de lucha contra el terrorismo.