Compartir

Científicos estadounidenses han conseguido que ratones de laboratorio enfermos de Parkinson experimenten una mejoría neurológica después de recibir un trasplante de células obtenidas por clonación terapéutica, según la revista británica "Nature".

En la clonación terapéutica, también conocida como transferencia nuclear de células somáticas, el núcleo de una célula somática de un donante es insertado en un ovocito al que se le ha extraído el núcleo.

La célula resultante se convierte entonces en un embrión a partir del cual pueden obtenerse con fines terapéuticos células madre diferenciadas y por lo tanto especializadas para llevar a cabo funciones concretas en el organismo.

Como la información genética de las células resultantes es la del propio donante, no se produce un rechazo, es decir, que no serían atacadas por el sistema inmunológico después del trasplante.

Los científicos del Memorial Sloan Kettering Cancer Center, de Nueva York, han conseguido que por primera vez la transferencia nuclear sea satisfactoria para tratar la enfermedad en unos individuos de los que derivan las propias células utilizadas.