Compartir

En abril serán relevados por un grupo dependiente de la Comandancia General de Baleares, la 'KFOR XX'.
Esta unidad, que estará formada por varias de la Comandancia General de Baleares, por una batería del Regimiento de Artillería de León, un escuadrón del Regimiento de Caballería Ligero Acorazado de Valladolid y una unidad de Transmisiones de Valencia, sustituirá a la anterior, que lleva en la zona desde diciembre.

Así, los soldados españoles continuarán en la zona bajo mandato de la OTAN después de que Kosovo lograse declarar su independencia en un momento crítico por las protestas de los ciudadanos serbios, que no aceptan que este territorio se haya separado de Serbia.

'Normalidad' en conflicto

Las fuerzas españolas "siguen igual" en sus cometidos pese a los disturbios registrados desde la independencia. Las tropas que actualmente se encuentran en Kosovo iniciaron su misión el 16 de diciembre de 2007.

Son casi 600 militares que, según fuentes militares, continúan su trabajo con "normalidad" pese a los altercados en la zona, especialmente en la ciudad de Mitrovica, desde que se declarase unilateralmente la independencia.

Esta fuerza internacional cuenta con unos 16.000 efectivos de 24 naciones de la OTAN y de otras 11 no integradas en la Alianza Atlántica, y cubre toda la geografía de la provincia.

Dentro de este contingente, las tropas españolas tienen como zona de actuación unos 470 kilómetros cuadrados en la comarca de Istok, al norte de Kosovo. Además, tienen un destacamento en el Valle de Osojane para dar protección a los refugiados serbios que han retornado a la zona.

La misión española es la de mantener un entorno estable y seguro en el área de responsabilidad asignada, así como garantizar la libertad de movimientos en el mismo, contribuyendo de esta forma a alcanzar los aspectos de seguridad de la Resolución 1.244 de la ONU y el Acuerdo alcanzado con Serbia. Una misión que, en abril, cambiará de manos.