Compartir

Ha realizado un discurso centrado en la memoria histórica y la paz entre israelíes y palestinos.
"La Shoa (Holocausto) nos llena a los alemanes de vergüenza", pronunció Merkel en su comparecencia ante la Cámara israelí en alemán, poco después de comenzar su discurso con unas breves palabras en hebreo con las que agradeció a los presentes "el honor de permitirme hablar aquí en alemán".

"Los recuerdos son importantes, como los monumentos que los mantienen vivos", y "de los recuerdos tienen que salir palabras, y de las palabras, hechos", subrayó la canciller ante los parlamentarios israelíes, antes de asegurar que "el recuerdo se va a convertir en historia".

Merkel quiso así relanzar las relaciones entre ambos países "sin olvidar el pasado". La visita, que coincide con el sexagésimo aniversario de la creación de Israel, ha servido también a Merkel para concretar acuerdos de cooperación entre ambos países, según destacó en su intervención.

En cuanto al recuerdo sobre el Holocausto, aseguró que es necesario "trabajar juntos con los jóvenes para fabricar los recuerdos necesarios" y que no caiga en el olvido el genocidio nazi, que acabó la vida de millones de judíos entre 1939 y 1945, lo que ha marcado desde entonces la relación entre ambos países.

Así, Merkel apostó por inaugurar una nueva era de cooperación instantes después de que el primer ministro israelí, Ehud Olmert, compareciese en la cámara para señalar que "las relaciones especiales entre Israel y Alemania es un ejemplo claro de la habilidad de la humanidad para sobreponerse".