Compartir

Él se acogió a la opción de declarar por escrito en la investigación para esclarecer las causas por las que se estrelló el avión en Turquía en 2003.

Trillo envió el viernes el cuestionario al juez que instruye la causa, Fernando Grande-Marlaska, casi un mes después de haberlo recibido, han confirmado fuentes jurídicas.

Ahora, el magistrado podrá citar como testigo al sucesor de Trillo en Defensa, José Bono, a quien en principio había llamado a declarar el pasado 18 de febrero pero cuya declaración retrasó hasta no recibir las respuestas del anterior ministro.

El juez ya ha tomado declaración a cuatro mandos militares, quienes aseguraron no tener constancia de que las "quejas" sobre las deficiencias en los vuelos contratados con compañías de la ex Unión Soviética para trasladar tropas hubieran llegado a la mesa de Trillo, y al comandante Antonio Bendala, que afirmó que estas quejas se conocían en el Ministerio de Defensa.

Presunta falsificación de identidades 

Fernando Grande-Marlaska investiga el accidente del Yak-42, ocurrido en Trebisonda (Turquía) el 26 de mayo de 2003, en la parte relativa a la contratación del aparato, después de que la Sala de lo Penal le obligara a reabrir la causa que él había archivado el pasado junio.

Igualmente archivó las diligencias relativas al reconocimiento de los cadáveres, también en contra del criterio de la Fiscalía, que ha recurrido esta decisión ante la Sala porque considera que el equipo militar forense que realizó las identificaciones falseó la identidad de 30 de los 62 militares fallecidos.