Compartir

Sandoval ha preparado las torrijas junto a su madre, Teresa Huertas, y un equipo de cocineros encargados de transformar más de 70 kilos de pan de torrijas, 6 kilos de azúcar y 60 huevos en este típico dulce de Semana Santa.

"Hemos preparado torrijas como las hacían mis abuelos, con agua y no con leche o vino, porque entonces no podían", ha explicado Sandoval.

A esta receta tradicional, Sandoval ha querido aportar una versión "vanguardista" con la preparación de una espuma de leche con azúcar y canela para adornar las torrijas.

"Ha sido una experiencia muy bonita porque te permite entablar conversación con la gente, aprender y dar consejos sobre cómo son sus propias recetas", ha añadido.

La demostración, organizada por la Consejería de Cultura y Turismo de la Comunidad de Madrid, ha tenido lugar en la Plaza Mayor de Torrejón de Ardoz.

El chef Mario Sandoval ha sido galardonado con una estrella Michelín desde 2003 y este año ha recibido su segundo Sol en la Guía CAMPSA 2008.