Compartir

La salida del aeropuerto de El Cairo tuvo que ser retrasada durante dos horas, porque nadie fue capaz de capturarlo. Fuentes del Aeropuerto Internacional de El Cairo señalaron que un limpiador dio la alerta sobre la presencia del pequeño roedor que campaba a sus anchas en el Airbus 320.

Se iniciaba así una intensa búsqueda de dos horas detrás del ratón que, al parecer, trataba de encontrar algo de comida para saciar su estómago y que hizo una exhibición de acrobacia al saltar de asiento en asiento en su huida de sus perseguidores.

Tras dos horas frenética persecución, a la que se sumaron varios veterinarios del aeropuerto, el equipo de búsqueda no fue capaz de encontrar al ratón aventurero, mientras que los pasajeros en el aeródromo esperaban para embarcar.

Al final, el personal del aeropuerto se dio por vencido al declarar al roedor en paradero desconocido, por lo que los 130 pasajeros tuvieron que viajar en otro avión