Compartir

La página web del diario británico "The Guardian", una de las primeras que publicó fotos de las protestas, tampoco es accesible en Pekín, según pudo comprobar Efe.

Es la segunda vez en medio año que China censura YouTube, una de las páginas web más populares del mundo.
La primera ocasión fue en octubre de 2007 cuando se celebró el XVII Congreso del Partido Comunista de China, un evento quinquenal que suele ir acompañado de un aumento del control informativo.

El país asiático, que ya es según algunos estudios el que más internautas tiene en el mundo (más de 220 millones), es también uno de los que mayor censura ejerce en la red.