Compartir

Cientos de manifestantes serbios atacaran un tribunal en la ciudad dividida de Mitrovica en protesta por la declaración unilateral de independencia.

Unidades policiales de la UNMIK, con el apoyo de fuerzas de la OTAN, se hicieron con el control del edificio a lo largo de la mañana tras emplear gases lacrimógenos para dispersar a la multitud.

Al menos 53 personas fueron detenidas.
Antes de que actuaran los agentes, cientos de soldados franceses, que habían acordonado la zona, fueron atacados con piedras y objetos pirotécnicos.

El representante especial de la ONU en Kosovo, Joachim Rücker, pidió apoyo policial el viernes, cuando fue asaltado por primera vez el edificio, pero las fuerzas de seguridad prefirieron negociar un acuerdo pacífico con la minoría serbia, unas 120.000 personas, que se niega a aceptar la soberanía kosovar.

La misión de Naciones Unidas, que controla oficialmente la zona, calificó de acto criminal la ocupación del edificio. También el secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, que se encontraba en Kosovo el viernes, habló de "un acto dirigido contra la ONU, contra la comunidad internacional".