Compartir

British Airways y el gestor aeroportuario BAA, filial de Ferrovial, han inaugurado oficialmente la nueva Terminal 5 del aeropuerto londinense de Heathrow de la mano de la Reina Isabel II de Inglaterra y el primer ministro de Reino Unido, Gordon Brown.

No obstante, hasta el 27 de marzo la terminal, con capacidad para absorber un tráfico de 30 millones de pasajeros al año, no será abierta al público.

Mayor capacidad 

Con esta inauguración se prevén solventar los problemas de capacidad del aeródromo londinense, motivo de continuas quejas por parte de las aerolíneas. La ampliación entra además dentro de los planes de contar con un "nuevo aeropuerto" para los Juegos Olímpicos 2012. Las nuevas instalaciones, equivalentes a 50 campos de futbol en sus cinco plantas, han requerido una inversión superior a los 4.300 millones de libras (6.100 millones de euros).

El 90% de los vuelos de British Airways saldrán y aterrizarán en la nueva Terminal. No obstante, los vuelos procedentes de España pertenecen al restante 10% de vuelos que utilizarán la Terminal 3, donde se concentran las operaciones de la alianza Oneworld.

Mejores conexiones 

Un tren de conexión unirá ambas terminales para 2011, con el objetivo de hacer más efectivas las conexiones de vuelos entre British Airways y la alianza a la que pertenece, donde también se encuentra Iberia.

En la actualidad el tiempo marcado de conexión es de dos horas, pero la compañía trabaja para reducirlo en función de la demanda de los clientes. La nueva terminal está diseñada para que los usuarios puedan prescindir de utilizar el coche para llegar a sus instalaciones.

Estación de tren en la terminal 

Además de una estación de autobuses, la terminal cuenta con una estación de tren con seis andenes; dos para el Heathrow Express, dos para la línea de Picadilly del metro de Londres y dos construidas a la espera de que se ponga en marcha la conexión ferroviaria entre el aeropuerto y la zona Oeste. Sin embargo, aquellos que quieran acceder en coche también podrán hacerlo.

Sistema biométrico 

El aparcamiento de la nueva Terminal tiene una capacidad para 4.000 coches y el desvío desde la M25 facilitará la entrada directa a las nuevas instalaciones. Con el objetivo continuo de reducir los tiempos de espera en los aeropuertos y agilizar los controles de seguridad, British Airways utilizará el sistema de control biométrico para los clientes que viajen en vuelos internos.

Las huellas digitales de los usuarios serán escaneadas tanto en el control de seguridad como a la hora de embarcar y posteriormente, los datos serán eliminados.