Compartir

En declaraciones a los periodistas tras votar en las elecciones iraníes, el ultraconservador Mahmud Ahmadineyad, defendió a su Gobierno de las críticas de sus rivales tradicionalistas y reformistas a la actuación económica del gabinete. "Tenemos muchos problemas, pero nadie puede resolver todos los problemas en un sólo día (..) si no hay problemas no habrá movimiento (vida) en cualquier país", dijo el mandatario.

Ahmadineyad depositó su voto en el colegio electoral de la mezquita de Lorzadeh, en la plaza de "Jorasan", uno de los barrios pobres de Teherán.

Aumento de la inflación

El aumento de la inflación -19 por ciento-, el desempleo y la incesante subida de los precios de los productos básicos y de la vivienda han afectado negativamente a la popularidad de Ahmadineyad que, tras ser elegido en 2005, prometió apoyar a los pobres y repartir de forma justa los ingresos del país por la venta del petróleo.

La votación, que comenzó a las 8.00 hora local (4.30 GMT), se desarrolla sin incidentes en las 30 provincias del país, según el ministro de Inteligencia, Gholam Husein, quien prometió hoy que las elecciones serán limpias, y afirmó que "ningún voto será cambiado".

Objetivo: evitar irregularidades 

El reformista Mahdi Karrubi, jefe del grupo "Etimad Melli" (confianza nacional) dijo, por su parte, que confía en las promesas de Husein, aunque instó a los responsables de la supervisión de la votación -todos locales- que "tengan cuidado" para evitar posibles irregularidades. Karrubi, que presenta una lista separada de la que dirige el ex presidente aperturista Mohamad Jatami, con quien tiene ahora divergencias políticas, no descartó que su grupo sea minoritario en el nuevo Parlamento, compuesto por 290 escaños y dominado desde 2004 por los conservadores.

En este contexto, instó a "los amigos de 'Etimad Melli' que lleguen al parlamento, aunque sean minoría", a mantener la integridad de su formación política y a ser fieles a los principios reformistas de ese grupo.

Animan a la participación

El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei, ha pedido hoy a los iraníes que participen de forma masiva en las elecciones generales que se celebran en el país. La votación se desarrolla sin incidentes y se ha registrado poca afluencia a las urnas en Teherán, pero las autoridades pronostican el aumento del número de los participantes en las próximas horas, especialmente después de la plegaria del mediodía del viernes.

De los más de 70 millones de habitantes de Irán, alrededor de 43 millones están llamados a las urnas para elegir a los 290 diputados de la nueva cámara, de entre 4.755 candidatos que pertenecen a las corrientes reformista, tradicionalista y ultraconservadora del país.