Compartir

Apuestan por una 'Unión por el Mediterráneo', término que fue propuesto por el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, para definir el marco que guíe la cooperación futura a ambas orillas del Mediterráneo.

"El Proceso de Barcelona era un buen proyecto (pero) no dio todos los frutos esperados", aseguró. Descartó no obstante integrar su nuevo proyecto, pactado con la canciller alemana, Angela Merkel, en el Proceso de Barcelona, en marcha desde 1995, "porque Barcelona no ha funcionado".

Sarkozy tuvo que pactar el proyecto con Berlín para incluir en el mismo no sólo a los países de la UE mediterráneos sino también a los del norte y este de la UE.

En rueda de prensa posterior a la cena que compartió con el resto de líderes europeos en la que desglosó a sus homólogos las líneas de su proyecto, Sarkozy explicó que "todos" los países miembros han acogido su propuesta "con entusiasmo", así como han "validado" la celebración de la primera Cumbre de la Unión por el Mediterráneo en París el próximo julio para relanzar la cooperación en el Mediterráneo.

Rechazó que su propuesta original "haya sufrido modificaciones", pero recalcó que la iniciativa constituye "un proyecto político" que incluirá "acciones concretas" de cooperación como por ejemplo para descontaminar el Mediterráneo, para impulsar un espacio de seguridad, así como un espacio de cooperación energética.

También reconoció que le gustaría ver un programa de intercambio de estudiantes Erasmus para el Mediterráneo.
Asimismo, rechazó haber hablado del estatus de país observador para los países que no lindan con el Mediterráneo, mientras que por el contrario, dijo, defendió el estatus de "miembro por derecho" para los países ribereños y abrir la participación en el proyecto al resto "sobre la base del voluntarismo".

"El proyecto inicial no está alejado", aseguró, pero sí ha hecho falta, dijo, "agregar todas las voluntades políticas que quieren participar" en el mismo, incluido el Parlamento Europeo y la Comisión Europea. Éste último, explicó, "aportará los fondos" que, actualmente, son del orden de 13.000 millones y 14.000 millones de euros, aseguró.

El presidente galo aseguró que, tal y como sugirió Rodríguez Zapatero, el nuevo proyecto toma en cuenta la necesidad de "que sea un proyecto no sólo de Europa" para "tomar la decisión juntos (los países del) norte y sur" del Mediterráneo. Aseguró que su propuesta "es un proyecto muy ambicioso porque tendremos la paz y no la guerra" en la región.