Compartir

En un comunicado difundido por el Gobierno tibetano en el exilio indio, Tenzin Gyatso se mostró "profundamente preocupado" por las protestas, en las que se han registrado ya la muerte de varias personas.

El Dalai Lama llamó a los dirigentes chinos a "dejar de usar la fuerza" y abordar el resentimiento de los tibetanos a través del "diálogo", a la vez que instó a sus compatriotas a no usar la violencia en sus protestas.

"Tal y como siempre he dicho, la unidad y la estabilidad bajo la fuerza bruta es como mucho una solución temporal. No es realista esperar unidad y estabilidad bajo un dominio así, que no conducirá a encontrar una solución duradera y pacífica", añadió el líder espiritual budista.

El Dalai Lama tiene su residencia habitual en Dharamshala, en el norteño estado indio de Himachal Pradesh, donde se encuentra un gran número de tibetanos exiliados.

Los disturbios en la capital tibetana llegan en medio de las protestas que desde el pasado día 10 protagonizan los monjes budistas y que se iniciaron para recordar el aniversario de la fracasada rebelión tibetana contra el mandato chino en 1959, que causó la huida al exilio del Dalai Lama.

Violentos disturbios

Varias personas resultaron heridas y han sido hospitalizadas por los actos de violencia registrados en el centro de la capital tibetana, Lhasa, en los que varias tiendas fueron incendiadas, según informó la agencia oficial, Xinhua. Entretanto, la Embajada estadounidense ha enviado un correo electrónico a sus ciudadanos en Lhasa en los que les pide que abandonen inmediatamente la ciudad, dijo a Efe una residente de EEUU en Pekín.

La Embajada emitió la advertencia después de que turistas estadounidenses en Lhasa informaran de tiroteos en las calles de la ciudad. Además, la misión diplomática pidió a sus ciudadanos en Pekín que extremen las precauciones este fin de semana. Diversas tiendas a lo largo de dos de las calles principales de Lhasa y alrededor del templo de Jokhang, el monasterio de Ramogia y el mercado de Chomsigkang están en llamas.

Vehículos incendiados 

Algunos vehículos también fueron incendiados mientras la violencia continúa por las calles de la ciudad, añadió Xinhua. En Pekín, la portavoz de una agencia de viajes, que optó por mantener el anonimato, dijo a Efe que estos días no ha tramitado viajes al Tíbet debido a la situación "tensa", y también aconsejó a los viajeros chinos que no fueran a la región.

Mientras tanto el Gobierno chino ha extremado la censura que aplica a los medios extranjeros, que afecta especialmente a las televisiones, quienes no pueden transmitir imágenes sobre la situación en Tibet.

Mediación 

El Gobierno tibetano en el exilio ha reclamado la mediación de la "comunidad internacional". En declaraciones a Efe, un portavoz de la Administración Central Tibetana, con sede en el norte de la India, Thupten Samphel, instó a las autoridades chinas a tomar una postura "moderada" al afrontar las protestas y denunció el lanzamiento de gases lacrimógenos por parte de la Policía china.

"Empezó como una protesta pacífica y no debe ser resuelta con mano de hierro", señaló el portavoz. Samphel dijo desconocer si ha habido muertos en los enfrentamientos con los agentes, aunque confirmó que varios tibetanos han resultado heridos.