Compartir

El viceprimer ministro primero de Rusia, Serguéi Ivanov, aseguró hoy que Rusia no tiene pretensiones territoriales en la Antártida, continente blanco que acoge ingentes recursos energéticos.

"Rusia y Estados Unidos compartimos el mismo punto de vista: la Antártida es patrimonio de toda la humanidad. Aquí sólo se pueden conducir experimentos científicos", dijo Ivanov a la prensa en una base científica rusa en el conocido como el sexto continente.

Ivanov subrayó que "Rusia es uno de los firmantes del Tratado sobre la Antártida. Además, la convención internacional reglamenta con claridad la actividad de la Antártida, que se reduce a dos esferas: ciencia y transporte".
"Rusia tiene previsto cumplir estrictamente esos acuerdos. No tenemos planes de propugnar pretensiones territoriales", señaló, según las agencias rusas.

Alzaron su bandera

Científicos rusos clavaron a mediados de febrero la bandera tricolor de Rusia en el Polo Sur geofísico, seis meses después de hacer lo mismo bajo en Polo Norte.
Esa "simbólica" operación fue realizada en el fondo del mar de Durvil por el buque científico "Académico Karpínski", integrante de la expedición antártica rusa número 53 que atracó en el continente blanco a finales de enero y abandonó la pasada semana la zona.

El principal objetivo de esa expedición fue reabrir dos estaciones antárticas clausuradas por falta de fondos en los años 80 del siglo XX (Rússkaya y Leningrádskaya) y, lo que es más importante, estimar las reservas energéticas de la zona.
El jefe de la expedición antártica rusa, Valeri Lukín, ha estimado en unos 51.000 millones las toneladas de hidrocarburos que acoge la plataforma continental antártica.