Compartir

Los consumidores jóvenes de entre 18 y 29 años son quienes menos reclamaciones presentan para defender sus derechos, mientras que los adultos de entre 30 y 44 años componen el grupo que más exige, según ha informado hoy la Federación de Usuarios-Consumidores Independientes (FUCI).

Con motivo de celebración del Día del Consumidor, el próximo día 15, la FUCI ha informado de que los jóvenes presentaron sólo el 9 por ciento de todas las quejas (49.168) que tramitó esta organización en 2007, mientras que los adultos de entre 30 y 44 años remitieron un 57 por ciento de las denuncias y los ciudadanos de entre 45 y 59 años presentaron un 22 por ciento.

Por sexos 

Los hombres reclaman más en sectores como la telefonía fija, los servicios financieros, la electricidad y el gas, los talleres de reparación o seguros de automóviles. Por contra, las mujeres son más beligerantes con la telefonía móvil, los transportes aéreos, los seguros del hogar y los servicios de reparación de electrodomésticos.

Donde no hay diferencia es a la hora de reclamar en el sector de la vivienda y en internet. La vivienda, la telefonía e Internet ocuparon los primeros puestos en el ránking de reclamaciones presentadas por los consumidores ante la FUCI en 2007.

Vivienda y telefonía 

Las 4.481 reclamaciones referidas a compraventa de viviendas -sobre todo debidas a defectos de construcción, incumplimiento de calidades, retraso de entrega de llaves y cláusulas abusivas- y las 1.780 reclamaciones relativas a alquileres sitúan a este sector en cabeza de los más denunciados.

Le siguen los sectores de telefonía, con 5.299 quejas y denuncias e Internet, con alrededor de 5.000. Estas reclamaciones denuncian sobre todo la publicidad engañosa, el cobro de servicios no contratados y la dificultad para darse de baja.

En caso de problemas en el transporte, el consumidor suele reclamar inmediatamente, mientras que en seguros y vivienda suele intentar primero la resolución de manera personal mediante el diálogo. Siete de cada diez quejas se registran en las ciudades, pero la mayoría de los ciudadanos desconoce el procedimiento a seguir por falta de información y asesoramiento.

Y ademásAprende a poner una reclamación