Compartir

Cuatro años después de la masacre, los Reyes han presidido el homenaje
celebrado a mediodía ante el monumento erigido en la estación de Atocha
en recuerdo a las 192 personas fallecidas en los trenes.

El acto ha sido solemne y austero, pues apenas ha durado unos diez
minutos
y no se ha pronunciado ningún discurso. Han estado presentes el
presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y altas
instituciones del Estado.

Familiares

Los familiares de las víctimas también han tenido un lugar reservado
frente al monumento, aunque algunas de las sillas quedaron vacías.
Además han estado presentes la vicepresidenta del Gobierno, María
Teresa Fernández de la Vega, el líder del PP, Mariano Rajoy, y el
alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón, cuyo Ayuntamiento ha
organizado el acto.

También han presenciado el homenaje varias
asociaciones de víctimas del terrorismo y embajadores y regidores de
los lugares de origen de las víctimas.

A distancia

El esperado encuentro entre el presidente del Gobierno en funciones,
José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder del PP, Mariano Rajoy, se ha
limitado a un cruce de miradas y a un saludo con la cabeza desde la
distancia al término del acto.

Rajoy ha estado flanqueado por la presidenta de la Comunidad de Madrid,
Esperanza Aguirre, y la presidenta de la Asamblea madrileña, Elvira
Rodríguez.
Mientras tanto, los Reyes, Zapatero y el alcalde de Madrid, Alberto
Ruiz-Gallardón, estaban en la zona de honor.