Compartir

Pese a avanzar cinco escaños, hasta 169, los socialistas tendrán que volver a apoyarse en otros partidos para conseguir la mayoría parlamentaria de 176 asientos, y a pesar de su derrota el Partido Popular sale reforzado en el Congreso y gana también otros cinco diputados, consiguiendo 153.

Mientras, Izquierda Unida y ERC protagonizaron el gran batacazo electoral. "Zapatero repite victoria", publicaba 'El País' en su portada, mientras que 'El Mundo' iba más allá para destacar que "España encarga a Zapatero la tarea de sacarla de su crisis". "A la mesa del jefe del Ejecutivo llegará, de inmediato, el deterioro de la situación económica (…) y será urgente la adopción de medidas que traten de paliar el aumento de la inflación y del paro", afirma el editorial del diario 'El País', que también cita como desafíos las cuestiones territoriales, como la decisión del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Cataluña y el anuncio del lehendakari, Juan José Ibarretxe, de convocar una consulta soberanista en octubre.

Un horizonte nada fácil

"Zapatero va a tener que gobernar en estos próximos cuatro años con un panorama francamente difícil. Primero, porque vuelve a carecer de mayoría absoluta. Y segundo, porque va a tener que asumir duras e impopulares medidas para hacer frente a la crisis económica", dijo por su parte el diario 'El Mundo'.

El periódico 'Público' también cita entre los grandes retos del Ejecutivo socialista atajar la escalada de precios, aliviar el paro de la construcción o mejorar el acceso a la vivienda. Los economistas ya han anunciado que el nuevo Gobierno se apresurará en buscar el consenso con empresarios y sindicatos para tratar de relanzar la economía doméstica, apoyado una legislatura más por el ministro Pedro Solbes.

En lo que se refiere a la lucha contra ETA, el editorial de 'La Razón' destacó la urgencia de "recuperar el Pacto por las Libertades y restablecer la unidad para derrotar a ETA con los instrumentos del Estado de Derecho", mientras que 'El País' cita la exigencia de "un esfuerzo para mantener la frágil unidad de los partidos democráticos". El Mundo atribuye en parte la alta participación electoral de un 75%, muy similar a la registrada en 2004, al asesinato el viernes a manos de ETA del ex concejal socialista Isaías Carrasco en Mondragón.

El descenso del voto nacionalista

Prácticamente todas las páginas de opinión de los diarios del lunes atribuyeron la victoria socialista al fracaso de Izquierda Unida y de ERC. "El crecimiento del socialismo se produce gracias al nacionalismo radical y a la extrema izquierda; mientras el del PP se debe al electorado moderado y centrista", dice 'ABC'. "El triunfo del PSOE (…) se basó en el voto útil de la izquierda y de los nacionalistas radicales, de ahí que IU y ERC se hayan hundido estrepitosamente", señalaba 'La Razón'. Por su parte, el diario 'El País' sostenía que "para bien y para mal, se puede concluir que Cataluña (igual que Euskadi en menor medida) ha resultado providencial para el triunfo de anoche del PSOE".

Respecto a los posibles pactos, Josep Antoni Durán i Lleida, candidato de CiU, formación que no sólo aguanta el tirón sino que gana un diputado más y se sitúa en 11, destacó que aún es "muy pronto" para plantear condiciones para el diálogo y que no le corresponde al partido mover pieza. No obstante, el diario 'La Vanguardia' aseguraba en su edición online que anoche ya comenzaron los primeros contactos informales entre dirigentes de CiU y representantes del PSOE.

El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, dijo el lunes en declaraciones a la Cadena SER que por el momento el partido está celebrando el resultado electoral y no dio ningún detalle sobre posibles pactos. Varios diarios pusieron en duda también la continuidad de Mariano Rajoy al frente del Partido Popular, y mientras que 'El País' sostuvo que el PP "está obligado a una profunda reflexión sobre el tipo de oposición que ha llevado a cabo esta legislatura", ABC destacó que es un buen momento "para que Rodríguez Zapatero reflexione".