Compartir

En una comparecencia conjunta del presidente de ERC, Josep Lluís Carod-Rovira, del secretario general, Joan Puigcercós, y del cabeza de lista por Barcelona, Joan Ridao, los tres dirigentes republicanos han explicado los acuerdos adoptados por la ejecutiva nacional, entre los que se encuentran la salida de Puigcercós del gobierno de la Generalitat.

Puigcercós ya ha comunicado telefónicamente al presidente de la Generalitat su decisión de abandonar la conselleria de Gobernación, que ha justificado por la necesidad de "reforzar el partido" en clave interna, si bien está previsto que durante la tarde se reúna con Montilla para explicarle personalmente los motivos que le han conducido a pedir su relevo en el ejecutivo.

Carod-Rovira, por su parte, permanecerá en el gobierno de la Generalitat como conseller de la Vicepresidencia, junto a los otros cuatro consellers de ERC, entre ellos el sustituto de Puigcercós que deberá designar próximamente el presidente de la Generalitat, José Montilla.

Sobre el congreso de ERC que estaba previsto para el mes octubre, la ejecutiva republicana ha acordado adelantarlo al mes de junio a fin de que los militantes puedan decidir cambios de estrategia y elegir a los dirigentes del partido.

Según Puigcercós, "merece la pena que la militancia hable y se puedan redefinir programas", y ha recalcado que, aunque sale del ejecutivo para dedicarse exclusivamente a las tareas de dirección del partido, su intención es apoyar "a mis compañeros -ha dicho- del gobierno", el cual "saldrá reforzado" y cuya estabilidad "Esquerra "garantiza".

El secretario general de ERC reforzará, a partir de ahora, su papel de dirigente del partido y coordinará "el proceso congresual", que, según ha dicho él mismo, "será saludable" y podría comportar "un golpe de timón", algo que los sectores críticos que hay dentro de Esquerra reclaman desde hace tiempo.

Según Puigcercós, ERC "tiene un acuerdo de gobierno que piensa respetar, porque los ciudadanos quieren que se respete y no entenderían otra cosa".

En sentido coincidente se ha expresado el presidente de ERC, Josep Lluís Carod-Rovira, quien nada más empezar la rueda de prensa ha dicho en tono jocoso "yo soy el del gobierno", y a continuación ha explicado que su partido "se tiene que adaptar" a las nuevas circunstancias tras la importante pérdida de votos y de escaños en el Congreso de los Diputados.

Ha subrayado, asimismo que "ERC cumplirá el acuerdo de gobierno hasta el final", aunque es consciente de que "se abre un ciclo nuevo", y sobre la negociación del nuevo sistema de financiación ha insistido en que "la máxima responsabilidad la tiene ahora el PSC, que será el partido realmente decisivo en Madrid".