Compartir

Si hace cuatro años los españoles votaron con los atentados del 11 de
marzo y sus 191 víctimas todavía muy presentes, el 9 de marzo de 2008 a la hora de acudir a los colegios electorales nadie olvidará que
ETA ha vuelto a matar a un político con el manido método del tiro en la nuca. Esta mañana, una vez más, el terrorismo volvía a hacerse un hueco en la campaña electoral al asesinar de varios disparos a un ex-concejal del PSE en Arrasate-Mondragón en presencia de su mujer y su hija mayor.

El nombre de Isaías Carrasco, de 43 años, casado y padre de tres hijos, es sólo el último de una larga lista de víctimas a manos del terrorismo y no es el primero que se produce en época electoral. Pese a todas las precauciones que advertían de la posibilidad de que ETA atentara en campaña, lo ha vuelto a hacer, como ya lo hiciera en la mayoría de las citas electorales que los españoles han vivido desde la llegada de la democracia.

En las primeras elecciones en 1977 ETA cometió 56 atentados, desde el 2 de junio hasta el día de la votación el 15 del mismo mes. En el siguiente proceso electoral, el 1 de marzo de 1979, la banda terrorista intentó de nuevo influir en el voto con seis asesinatos y seis secuestros en el mes de febrero.

En los días previos a las elecciones generales del 28 de octubre de 1982, los terroristas se hicieron notar con el asesinato de un capitán de la Guardia Civil retirado, varios heridos y la colocación de 21 bombas en Bilbao.

Cuatro años después, durante la campaña de las elecciones del 22 de junio de 1986, asesinaron también en la localidad guipuzcoana de Mondragón el cabo primero de la Guardia Civil Antonio Ramos Ramírez.

Durante esta campaña electoral también fueron asesinados el teniente coronel Carlos Besteiro, el comandante Ricardo Saenz de Inestrillas y el conductor del vehículo, Francisco Casillas Martín, en Madrid.

En la precampaña de las elecciones generales del 3 de marzo de 1996 se produjo el asesinato del abogado y socialista vasco Fernando Múgica, hermano del ex ministro de Justicia Enrique Múgica.

Durante ese mismo periodo preelectoral, El 14 de fue asesinado en Madrid el ex presidente del Tribunal Constitucional y consejero de Estado Francisco Tomás y Valiente, mientras se encontraba en su despacho de la Universidad Autónoma. y tampoco se libraron de su presencia las elecciones del año 2000, cuando ETA asesinó al secretario general de los socialistas alaveses, Fernando Buesa, y a su escolta, Jorge Diez Elorza.

Tampoco los comicios europeos, autonómicos o locales han estado fuera de los objetivos terroristas, afectando sobre todo a los celebrados en el País Vasco, donde no son opcas las víctimas mortales que se cobraron.

Además hay que sumar el terrorismo callejero o los atentados frustrados, como el que sufrió en 1995 el entonces líder de la oposición José María Aznar, del que salió ileso. Durante presente campaña ETA se ha hecho notar con la colocación de varios artefactos explosivos y diversos actos de terrorismo callejero.