Compartir

Hubo un tiempo en que los ordenadores eran rudimentarias máquinas que se conectaban al televisor. Entonces fascinaron a toda una generación, la de los 80, que hoy reivindica su lugar en la historia. Juanjo guarda en el sótano de su tienda de "chuches" en Madrid unos 400 PC antiguos, 5.000 revistas informáticas y varios centenares de las primeras consolas. Son auténticas piezas de museo: "Un día vi una tienda que cerraba y dejaba sus equipos en la acera; me dio pena, los recogí y comencé a almacenarlos para preservarlos".

A Juanjo, sus clientes le donan piezas valiosas gratis. "Tengo un cartel en la tienda y como por aquí pasa mucha gente…". Aun así confiesa que "es un chorreo". En un futuro no descarta donar parte de sus piezas para "algún proyecto más grande".Todo lo tiene cuidadosamente inventariado en una base de datos que cuenta más de 6.000 entradas. Aunque la mayoría funcionan, cuenta que "su sueño es tener tiempo para disfrutarlos y arreglarlos bien".

Existe una Asociación de Usuarios de Informática Clásica ya que comoJuanjo, aunque con menos patrimonio, hay cerca de un centenar de coleccionistas y miles de aficionados a la "retroinformática"."No es sólo por nostalgia,como estos equipos son más sencillos, son esenciales para comprender lo de ahora", explica Rafael Corrales, su presidente. La Asociación de Usuarios de Informática Clásica organiza mañana la feria RetroMadrid, un espacio donde contemplar e intercambiar piezas míticas. "Nuestro objetivo final es la creación de un Museo Español de la Informática".

La NES fue la primera consola masiva, vendió 60 millones de unidades. Consolas y juegos ocupan un espacio importante para los fans de lo retro. Los sistemas SPECTRUM; AMIGA o MSX de los primeros 80 se verán en la feria. Según Corrales, "todavía
hay gente que programa para ellos".