Compartir

El sindicato Comisiones Obreras y las dos patronales implicadas en la huelga de los servicios de limpieza en los edificios y locales públicos, la Asociación de Empresarios de Limpieza de Madrid (AELMA) y la Asociación de Profesionales de Limpieza (ASPEL), no han llegado a ningún acuerdo sobre el convenio colectivo tras más de 12 horas de negociación, de manera que los paros se prolongarán de manera indefinida.

La reunión, que comenzó ayer a las seis de la tarde en el Instituto Laboral de la Comunidad de Madrid, parecía que iba a terminar con acuerdo, pero según informó el portavoz de CC.OO. Julio Gómez "lo que nos ofrecen no se acerca ni de lejos a lo que planteamos". Según el portavoz del sindicato, lo que las empresas les proponen es una subida de cuarenta euros en cuatro años fuera del salario base para los trabajadores con jornada completa, aumento que se vería reducido a unos treinta y tres euros, "una cantidad insuficiente", según Julio Gómez.

Una de las demandas de los trabajadores es convertirse en "mileuristas", ya que el 30% de la platilla cobra 750 euros mensuales por una jornada de 39 horas semanales.

Gómez aseguró que los servicio mínimos impuestos por la Comunidad de Madrid son "abusivos", ya que casi el "70 por ciento de los trabajadores están de servicios mínimos". Los representantes de los 65.000 trabajadores convocados a este paro, que cumplen hoy su tercera de movilizaciones, se volverán a reunir esta tarde para intentar alcanzar un acuerdo satisfactorio para las partes.

Al tratarse de un tema de salubridad en edificios como hospitales o centros de mayores, el sindicato se está planteando suspender los apros de maner cutelar hasta conocer qué ocurre con el recurso que han presentado al Decreto de los servicios mínimos presentados por las instituciones. Podrían continuar con la huelga de manera indefinida o no respetar los servicios mínimos al considerarlos un abuso.