Compartir

En marzo de 2005, dos mujeres, identificadas como A.J.A.B. y M.F.M.S., utilizaron a tres de sus hijas menores de edad para el transporte de cerca de tres kilos de hachís en el ferry que cubre la línea marítima entre Melilla y Almería.

La sentencia impone a cada una de las progenitoras una pena de tres años de cárcel por un delito contra la salud pública, que rebaja en seis meses la petición del Ministerio Fiscal ya que el tribunal tiene en cuenta que ambas confesaron de inmediato ante la Guardia Civil que habían aceptado hacer el porte a cambio de 1.080 euros.

El fallo condena, asimismo, a tres años y medio de prisión a J.L.L., un hombre 40 años al que considera autor del encargo, que realizó tras adquirir la droga en Melilla y sin tener conocimiento de que finalmente iba a ser ejecutado por menores de edad.

Ambas mujeres, vecinas de Almería y 42 y 38 años de edad respectivamente, fueron sorprendidas el 19 de marzo de 2005 junto a sus hijas de 15 y 17 años durante el rutinario control de equipajes y pasajeros en el puerto de la capital.

Al desembarcar a las 21 horas de la motonave 'Ciudad de Sevilla' procedente de Melilla, las adolescentes portaban entre sus prendas de vestir un total de 2.973,93 gramos de hachís con un porcentaje de THC del 21,27 por ciento y un valor en el mercado negro de casi 4.000 euros.