Compartir

Y es que según el TSJA, esta materia "emplea conceptos de indudable trascendencia ideológica y religiosa como son la ética, la conciencia moral o los conflictos morales".

La sala de lo Contencioso del Tribunal basa su sentencia en las doctrinas del Tribunal Constitucional y del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) para equiparar el derecho a oponerse a esta asignatura con el derecho a la objeción a cualquier asunto que pertenezca al "claustro íntimo de creencias".

Esta primera sentencia a favor de la objeción contrasta con otra emitida en febrero por el Tribunal Superior de Asturias, que negó que exista el derecho a objetar contra la EpC. Algo similar ocurrió con el Tribunal Superior de Cataluña.

El TSJA andaluz ha confirmado así el derecho de unos padres de Bollullos del Condado (Huelva) a que su hijo no curse la asignatura ni sea evaluado, lo que ya les reconoció en enero pasado en un auto de medidas provisionales.

El consejero de Educación, Sebastián Cano, anunció que la Junta de Andalucía "va a recurrir al Tribunal Supremo" la sentencia y aclaró que ésta no extiende este derecho al resto del alumnado andaluz. Ahora el Supremo deberá unificar el criterio.