Compartir

“Viajamos tres veces a la ciudad para crear los escenarios del filme”, explicó a Qué! en la capital francesa Jim Capobianco, guionista de la película. Eso sí, comer como Remy no significa ir de rata. “Tenían que ser restaurantes con estrellasMichelín, como el de Gusteau, y sólo algunos de ellos nos dejaron meternos hasta la cocina y degustar sus exquisiteces”, añade.

Los fans del Oscar a la Mejor Película de Animación puede que no tengan tanta suerte, pero sí podrán, a partir de esta guía, seguir las huellas de Remy y Linguini. “De las alcantarillas a la orilla del Sena, es una ruta distinta a través de los ojos y el olfato del chef más pequeño del cine”.

 

Se metieron hasta en la cocina

“Nos dejaron grabar dentro de las cocinas en hora punta”, declara Capobianco. “Nos sirvió para ver la organización y laforma de trabajar ahí dentro”.La cocina que más se parece a la de la película es la de Le Quinzième, enRueCauchy 14. “Sudistribución era perfecta para desarrollar la historia”.

En Quai de la Tournelle 15 está La Tour d’Argent’, un clásico que sirvió para la fachada del restaurante de Gusteau. En Senderens vierontrabajar a los camareros y la ‘casa del terror’ de Remy, que vende todo tipo de matarratas,la encontraron por internet y está en París. Pero no todo es diversión para Remy ya que también pueden visitarse las alcantarillas por las que se perdió antes de ser chef.

“Lo único que cambiamos en el filme de las cocinas que vimos fue la luz”, explica el creador. “Necesitábamos una claraboya para verlo todo desde arriba”. El equipo fotografiócada cazuela y cada ingrediente para convertirlos en dibujos animados. “Pero no vimos ni una rata”, bromea.

“Para crear a Gusteau nos fijamos en chefs como Bernard Loiseau, toda una estrella”. Loiseau llegó a suicidarse porque su restauranteperdió puntuación. El equipo probó la comida de los restaurantes. “Teníamos que fijarnos hasta en cómo servían los camareros”.

 

Los niños piden una Remy

Consiguieron que un roedor dejara de ser asqueroso. “Imagina cómo fue vender a los jefes la historia sobre una rata, que ya de por sí no gusta, que vive en una cocina”, declara Capobianco. Y es que, “si era unarata, y era francesa, tenía que ser cocinera. Si fuera americana sería directora de cine”, bromea.

Pero el filme ha cambiado la perspectiva sobre estos roedores. “Ahora está de moda entre los niños tener ratas como mascotas, es increíble”. Los franceses eran el público a conquistar. “Lo que más ilusión nos ha hecho a todo el equipo es que el filme haya tenido tanto éxito en Francia. Al fin y al cabo es una película sobre su cocina, su capital y su cultura”.

El director Brad Bird viajó tres veces a París, la primera en 2002.“De ese viaje ya trajo ideas para los escenarios y los personajes”, dice Capobianco. Es el primer filme sobre cocina de Pixar, lo que supuso empezar de cero.“ Conseguir la textura exacta de los tomates y la densidad de las salsas fue muy complicado”. El vino es otro elemento importante en la mesa y en ordenador tenía que parecer real.“Compramos botellas y lo servíamos de diferentes formas para ver cómo caía”.

Aunque en cocina se premia con unmáximo de tres estrellas Michelín, “en EEUU todo es siempre cinco estrellas, así que el restaurante de Gusteau, también”.

 

Así se hace la 'Ratatouille'
La forma de cocinar de Remy la ‘copiaron’ del chef americano que los asesoró, Thomas Keller, que fue el que creó el plato final que da nombre a la película, la “Ratatouille’ o pisto francés que se elabora con una berenjena, un pimiento verde, una cebolla, 4 tomates, 4 calabacines, ajo, sal, aceite de oliva, albahaca fresca y queso parmesano.

Se debe sazonar la berenjena, dejarla en el colador una hora y luego cortarla en dados. Después, pochar hasta que quede dorada y añadir la cebolla y el pimiento. Añadir ajo, calabacín y tomates cortados y dejar durante 30 minutos. Se servirá sobre arroz en un plato hondo y se añadirá sal, pimienta y albahaca, además de espolvorearlo con queso.