Compartir

Vecinos, asociaciones de padres, médicos, hosteleros, políticos… todos han querido dejar patente su disconformidad con la Ordenanza municipal contra el botellón a través de la presentación de alegaciones cuyo plazo finalizó ayer.

Una de las críticas más repetidas en las alegaciones presentadas se centra en que en el texto no se hace referencia al problema real, el consumo de alcohol, sólo a sus consecuencias como son las molestias a los vecinos, la violencia que genera o la suciedad que provoca.

Tanto las asociaciones vecinales como hosteleros reclaman que se prohiba el consumo de alcohol en vía pública, salvo en contadas excepciones, para las cuales se deberá pedir autorización previa en el Ayuntamiento.

LOS MÉDICOS SE SUMAN A LAS CRÍTICAS

El presidente del Colegio de Médicos, institución que también presentó alegaciónes, destaca el hecho de que no se haga referencia a la raíz del problema que es "el consumo excesivo y novedoso de alcohol destilado por parte de los jóvenes".