Compartir

 El alcalde de Vigo, Abel Caballero, explicó que, según un informe del arquitecto municipal, "hay posibilidades de que se pueda caer" el techo de este local, situado bajo unas escaleras que ascienden hasta la calle Venezuela. "El techo está en mal estado y el local no está en condiciones de ser habitado", apuntó el regidor.

Caballero señaló que, tras procederse al vallado de la zona, se llevarán a cabo trabajos de apuntalamiento, por lo que el local ha de ser desalojado, y así se los trasladaron los concejales de Participación Ciudadana y Gestión Municipal a los responsables vecinales que estaban hoy en las oficinas.

La presidenta de la Federación Vecinal, Elena González, reconoció que el local tiene problemas en la parte superior, aunque "están desde hace años", y recordó que ese local, propiedad municipal, es utilizado por los colectivos vecinales desde hace más de 20 años. Además, subrayó que, "hace días que los obreros se presentaron para presionar con el desalojo", aunque aclaró que no han querido abandonar el lugar hasta hoy, en que conocieron la existencia del informe del arquitecto.

González lamentó que el concejal de Participación Ciudadana, Santos Héctor, no hubiese comunicado antes el desalojo, y mostró su "esperanza" de que el Gobierno local cumpla su palabra y les busque otro local. No obstante, manifestó su escepticismo por el hecho de que este desalojo se produzca semanas después de que la Federación Vecinal hubiera anunciado su intención de abrir una oficina en dicho local, una vez que se aprobase el Plan General, para dar información urbanística a los vecinos.