Compartir

El 12 de febrero de 2005 el edificio Windsor, un rascacielos de 32 plantas y 106 metros de altura situado en Azca, el corazón financiero de Madrid, comenzaba a arder. Sus llamas iluminaron el cielo de la capital durante 26 horas y, a día de hoy, nadie ha sido declarado judicialmente responsable.

1Origen de las llamas

El incendio se originó en el piso 21 pasadas las 23:00 horas y pronto las llamas se extendieron a las plantas superiores por culpa de los materiales. Afortunadamente, no hubo que lamentar víctimas mortales. Entre otras firmas que ocupaban el edificio estaba la delegación de la consultora Deloitte en España, donde trabajaban más de 1.200 empleados.

La justicia no encontró pruebas penales de las causas del incendio por lo que archivó la causa en 2006. El origen del mismo, a día de hoy, es uno de los misterios que todavía persisten. Repasamos algunos de las dudas y polémicas en torno a la catástrofe del Windsor.

Atrás