Compartir

La semana arrancó en ‘El Hormiguero’ recordando algunas de las mayores mentiras que los colaboradores habían contando en el pasado y por las que fueron pillados.

El presentador, Pablo Motos, no dudó en relatar cómo intentó librarse de la mili comienda arena. El objetivo era exagerar el asma pero no coló.

“A mí me pillaron en una gorda porque me quise librar de la mili. La historia empieza en que mi padre entró en mi habitación cuando hacían el sorteo y me dijo que me había librado. Luego rectificó porque lo había leído mal y me dijo que me iba a Ceuta”, comenzó diciendo.

“Cuando llego a Ceuta, aquello era durísimo y hubo uno que se libró por la vista. Yo también lo intenté, pero como debías tener cinco dioptrías y yo tenía 1,25, me dijeron que eso no era nada y me quedé”, añadió.

“Había otro compañero que estaba al lado de mi litera y dijo que se iba a ir haciéndose el loco. Y empezó a hacer como si llevara una moto y lo encerraron, lo castigaron…”, afirmó.

Motos intentó hacer algo parecido exagerando el asma. “Empecé a ir al médico, y antes de entrar, cogía un puñado de arena para que vieran que no podía hacer ni maniobras ni nada. Me la comía. Pero el día que fui a pasar el tribunal militar me vine arriba”.

“Antes de pasar decidí coger un buen puñado de arena en la boca, pero según la cogí, uno del tribunal me agarró del hombro, me pilló y me metieron en el calabozo”, confesó.

“Cuando salí, estuve en una unidad de cosas especiales: Salíamos con una mochila de piedras por la noche para hacer 20 kilómetros, hacíamos un agujero y lo tapábamos… Todo por idiota”, concluyó.