Compartir

‘El cielo puede esperar’ es el programa de Movistar + donde se recrea cómo sería el funeral de un conocido personaje. Se hace en tono de humor y en él participan personajes cercanos al supuesto fallecido.

En esta ocasión le tocó el turno a María Teresa Campos. El funeral de la veterana periodista, que sigue ‘vivita y coleando’, se grabó antes de las navidades. Sólo así se explica que en él participara Edmundo Bigote Arrocet, quien ya no es pareja de la Campos.

El espacio comenzó recordando algo que sí sucedió en la realidad: la presentadora Toñi Moreno diciendo, por error, que la periodista había muerto.

Su hija Carmen Borrego también participó en la farsa:

“Si algo recuerdo de mi madre es su honestidad. Ya me hubiera gustado parecerme a ella como profesional pero también como madre”, decía su hija. También recordó cómo fue trabajar con ella. “He tenido una jefa, una directora, he aprendido mucho de ella pero pronto llegaron las broncas. Éramos líderes de audiencia pero no podíamos bajar ni una sola décima porque si no teníamos un problema con ella”, añadía.

Terelu Campos tampoco perdía la ocasión de recordar que “Mi madre era una persona muy especial. Pocas cosas se le podían echar en cara… Eso sí, no te escuchada cuando hablabas. Cada vez que le hablaba le hacía repetir lo que yo decía”, afirmaba.

Aunque, sin lugar a dudas, el momento más esperado eran las palabras de Bigote, quien entonces era su novio (antes de que la dejara por WhatsApp).

“Yo doy gracias a la vida por haber conocido a Teresa en el postre”, afirmó.